No voy a correr el Maratón de la CDMX 2017

No voy a correr el Maratón de la CDMX 2017 :(

“La vida es eso que te pasa mientras haces otros planes”
– John Lennon

Uno de mis propósitos de este año era correr el mejor maratón de mi vida, y durante los primeros meses de éste iba bien encausado a lograrlo.  En mi corta incursión en esto del running (desde el 2013) he corrido sólo dos maratones: Las ediciones 2014 y 2016 del Maratón Internacional de la Ciudad de México.

A la edición del 2014, aún y con todo lo inolvidable que fue, no llegue bien preparado y aunque lo terminé reconozco que no lo hice de la mejor forma. Dos años después parecía que las cosas cambiaban, me sentí bien durante toda la carrera hasta que cerca del kilómetro 37 los calambres se encargaron de hacer pedazos el buen tiempo que llevaba.

Ante tales antecedentes, me había jurado que este año me prepararía en serio y lograría cruzar la meta con la satisfacción de haber dejado toda mi fuerza y dedicación no en el maratón, sino durante todos y cada uno de los entrenamientos del año.

Así, durante los primeros cinco meses del año fui constante en mi preparación, comencé a tomarme en serio el hidratarme, traté de no no faltar asistir a las sesiones de entrenamiento con el equipo de Adidas Runners México y de hacer con dedicación cada ejercicio para alcanzar la mejor forma posible.

gabriel_revelo_no_corre

Los buenos resultados se fueron haciendo presentes cuando en los Splits 6k, 9k y 12k rompí mis mejores tiempos en esas distancias. Francamente me sentía fuerte física y mentalmente, y con unos deseos tremendos de que llegara el 27 de agosto y tener mi añorada revancha maratoniana.

Pero después todo se fue a la basura y desde hace dos meses no corro.

A mediados de junio comencé a sentir una pequeña molestia después de los entrenamientos  a la que no le di importancia pero que fue aumentando hasta que me hizo parar por unos días. Definir los síntomas no es tan sencillo: Se trata de un dolor de baja intensidad que a veces se sitúa debajo del ombligo, sigue por el área pélvica, continua por un costado de la ingle, pasa por el testículo y a veces sigue hasta la parte interior del muslo.

Al principio pensé que con unos días de reposo sería suficiente y que sin problema podría regresar a los entrenamientos, pero cuando pasaron dos semanas y vi que lejos de haber mejoría la situación empeoraba entonces comencé a preocuparme.

Fui a un médico general y el primer diagnóstico a bote pronto fue una hernia inguinal, pero ésta fue descartada con un ultrasonido. Ahora estoy siendo tratado en el área de urología y aunque con medicamentos las molestias y su intensidad han ido disminuyendo aún se hacen presentes de vez en cuando.

Aún no me animo a correr pues temo retroceder lo poco que he avanzado. No tiene caso apresurar las cosas si de todas formas ya no llegaré ni en tiempo ni en forma al Maratón. O quizá sí, pero terminaría haciendo otra carrera mediocre y justo eso es lo que ya no quería.

Mentiría si no dijera que en las últimas semanas no me da el bajón cuando entro a redes sociales y veo que muchas personas se están preparando para el Maratón de la Ciudad de México o hablan de él. También está la publicidad que comienza a invadir las calles de la ciudad y los reportajes que van saliendo en los medios de comunicación. Sin embargo, tampoco puedo volverme un egoísta amargado.

derrota_running

Extraño mucho correr en las tardes soleadas de verano, levantarme temprano los fines de semana para hacer distancia o andarme preocupando por si lloverá o no y cómo afectara eso a mis entrenamientos. Parece mentira pero perder de la noche a la mañana la capacidad de hacer algo tan simple pero tan increíble como correr es bien complicado.

Tenía mucho tiempo que no escribía en este blog sobre running y lo retomo justo ahora que no puedo hacerlo. La explicación es simple: Necesito estar inmerso en este mundo de corredores de una u otra forma . Ignoro cuánto tiempo me lleve regresar a devorar kilómetros con mis tenis, pero mientras eso ocurre escribiré sobre lo complicado que es ser un runner que no corre, y que sin duda puede ser igual o más arduo que una prueba deportiva.

Por lo pronto no me queda de otra más que apoyar y desearle suerte a quienes sí correrán este maratón, entre los que se encuentran dos de mis mejores amigos y uno de mis primos. Ni modo, ahora me tocará ver los toros desde la barrera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s